I amsterdam

En esta ocasión la conferencia de otoño se adelantaba unos días, y me perdía, por primera vez en muchos años, las Olimpiadas Evangélicas. Pero las ganas de seguir creciendo y conocer más de Young Life me llevó al aeropuerto de Amsterdam. El vuelo fue bastante tranquilo, aunque con algo de